Vida Judía en Alemania

Ampliar imagen

Buenos Aires, 8 de diciembre, 2017

At: Sres. Embajada de la República Federal de Alemania en Argentina

De mi mayor consideración:

 

En principio deseo agradecer al Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Federal de Alemania quien, a través de la convocatoria por parte de su Embajada en la República Argentina, me ha invitado a participar como representante de la Comunidad Judía Argentina en el Programa "Vida Judía en Alemania".

Dicho programa, el cual tuvo lugar del 5 al 12 de noviembre, fue una excelente oportunidad para explorar la multifacética vida judía en Alemania, su historia y actuales desafíos, visitando los lugares más relevantes en este respecto de Frankfurt y Berlín, manteniendo además reuniones e intercambios con políticos, académicos, empresarios, periodistas, representantes y líderes comunitarios judíos, más la visita a diversos importantes espacios memoriales. En este último respecto cabe destacar el impacto recibido por la Stolpersteine, “piedra para tropezar”, obra de Gunter Demnig consistente en monumentos recordatorios descentralizados en pequeñas placas en forma de adoquines que sobresalen de la acera para hacer cumplir con la función que da su nombre, obligando a buscar el obstáculo y luego leer en ellas el nombre de quien vivió o trabajó allí, la fecha de deportación y lugar de su asesinato. Hasta la fecha se cuentan con decenas de miles de Stolpersteine, una por cada una de las víctimas del régimen nazi.

Entre las más destacadas reuniones mantenidas se encuentran aquellas con los Rabinos principales de Berlín y Frankfurt; el Ministro del Interior de Alemania; la Directora del Central Council of Jews in Germany; el Ministro de Relaciones entre Alemania y las Organizaciones Judías; el CEO del Congreso Judío Mundial; el Vice-Director del Museo Judío de Berlín; la Directora del Festival de Cine Judío de Berlín y el Board del Jewish Community de Alemania, así como también con uno de los más destacados periodistas judíos en Alemania y miembro de la Association of the Foreign Press in Germany.

El programa fue una instancia única para que, entre dieciséis representantes comunitarios de diversos países, tan vastos como múltiples y provenientes de diferentes campos de acción comunitaria, podamos intercambiar experiencias, visiones y expectativas con relación a nuestras propias comunidades respecto de la experiencia de la comunidad judía alemana.

En este respecto, Alemania, en cuyo régimen nazi asesinó a 6,000,000 de judíos, hoy a través de su proceso inmigratorio ha recibido a miles de judíos provenientes de países de ex Unión Soviética, conformando una población judía que aumentó desde la reunificación alemana en 1990, de 29 mil a 100 mil judíos. Cifra que, si bien y desde ya no es habiente de una comparación significativa no sólo cuantitativa sino cualitativamente en la densidad de judaísmo manifiesto en la forma de vida específica, producción, desarrollo e institucionalidad judía de los más de medio millón de judíos alemanes, antes del nazismo, su crecimiento ha sido relevante en términos relativos. Y aquí cabe distinguir dos aspectos que hacen a la actualidad y continuidad de la comunidad judía alemana, tal como a cualquiera diaspórica aplicando incluso aunque en menor medida por obvias razones a la propia de Israel.

En primer lugar y como responsabilidad de la propia comunidad judía, seguir desarrollando y profundizando una construcción comunitaria basada en la educación formal y no formal de judíos definidos por sus biografías como forma y expresión cotidiana de vida constituida por la axiología y lenguaje propios y específicos judíos, i.e. por la Torá, como aquello que nos constituye como tales. En este sentido, salir del lugar de confort proporcionado por la judeidad, como un sentimiento o emoción marginalmente simbólico, una sensibilidad difusa y recuerdo de algunas costumbres, e incluso reduciendo lo judío a un paradigma de lo perseguido y asesinado como tal; todo esto absolutamente yermo de aquél contenido axiológico, cúltico, espiritual y práctico; una forma de vida, acervo cultural, formas de pensar y procedimientos normativos para cada área de la vida cotidiana, que desde hace 3500 años expresa y actualiza la nacionalidad y el ser judío como tal.  

Por último y en segundo lugar, es claro y manifiesto, por los inmensos memoriales y museos en Berlín y otras ciudades, más una permanente presencia del tema de la Shoá en los medios así como otras múltiples y diversas acciones, que el Estado Alemán ha invertido y realizado mucho y vasto en relación a no encapsular la Shoá como un trágico evento histórico que le sucedió a Alemania o acontecido en ella, sino aceptando su responsabilidad por la persecución y aniquilación sistemática de los judíos europeos por parte del propio Estado alemán nacionalsocialista y sus colaboradores. No obstante, el desafío hoy más presente que nunca desde la Shoá, para el Estado alemán, es el avance de partidos ultraderechistas, así como acontece en otras latitudes con partidos ultraizquierdistas, pero que en el caso alemán es la primera vez que “Alternativa para Alemania” como partido de neto corte xenófobo logra constituirse como tercera fuerza política y siendo la primera vez desde la Shoá que un partido de esas características llega al parlamento alemán.

Nuevamente expreso mi agradecimiento a las autoridades de la Embajada de la República Federal de Alemania en Argentina y al Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Federal de Alemania, por haberme convocado a participar de este excelente programa, tan enriquecedor como fructuoso para las relaciones culturales entre nuestros países.                   

Atentamente,

 

Rab. Fishel Szlajen, Ph.D.

Director del Departamento de Cultura, AMIA

Ampliar imagen