Un viaje por el sistema de “Formación Dual Alemán”

Minsiterio de Educación. Reunión de toda la delegación con la German Office of Vocational Education and Training Ampliar imagen Minsiterio de Educación. Reunión de toda la delegación con la German Office of Vocational Education and Training (© Minsiterio de Educación de la República Argentina )

Lucía Oromí es Responsable de Cooperación Internacional y Comunicación Institucional en el Ministerio de Educación y Deportes de la Nación – INET, Instituto Nacional de Educación Tecnológica, y participó en noviembre de 2016 del viaje temático sobre el Sistema Alemán de Formación Profesional Dual por invitación del Ministerio Federal de Relaciones Exteriores.

Los días pasados, gracias a la invitación del Ministerio de Relaciones Exteriores Alemán y la Embajada del país en la Argentina, visité las ciudades de Bonn, Colonia y Berlín, con el fin de poder conocer y dialogar con referentes de los diferentes actores del gobierno y del sector socio-productivo,  que definen e implementan el sistema dual VET (Vocational Education and Training) en Alemania.

Tuve el privilegio de participar en representación del país y de hacerlo junto a personas  de veintidós países diferentes, Estados Unidos, India, Méjico, China, Rusia, Tailandia, Hungría, Georgia, entre otros. Había periodistas, representantes de gobierno, de industrias, del ámbito académico, una combinación de profesiones y culturas que hizo del viaje una experiencia única y sumamente enriquecedora. La inquietud que nos convocó a todos por igual fue la de trabajar por una mejora en la calidad educativa de nuestros respectivos países y encontrar herramientas y buenas prácticas que puedan al menos inspirar o guiar el camino a seguir, especialmente en lo relacionado a la Educación Técnico Profesional.

El sistema dual en Alemania, es sin duda alguna un modelo exitoso. Ha logrado un desempleo juvenil menor al 7% cuando en América Latina es del 16,8% y en la Argentina del 18,9%. Su inversión en capital humano, repartido entre todos los actores de la sociedad, ubican al país desde hace tiempo entre una de las primeras potencias económicas a nivel mundial. Más increíbles resultan las cifras cuando uno recuerda su historia y reciente consolidación luego de la caída del muro de Berlín aquel 9 de noviembre de 1989.

Cada reunión mantenida fue clave para entender cómo los actores interactúan, dialogan entre ellos y van implementando en conjunto las políticas educativas.  El sistema dual de VET se caracteriza por ofrecer a los jóvenes egresados del secundario, una alternativa a los estudios universitarios, de excelencia y de gran prestigio en la sociedad. El mismo combina una formación que se realiza en un 70% del tiempo en una organización del sector socio-productivo, sea una pyme, empresa o entidad estatal, complementando el otro 30% en alguna de las 1600 instituciones públicas VET reguladas y financiadas por el Estado. La Confederación de las Cámaras de Comercio como las mismas Cámaras, juegan un rol central en intermediar entre los postulantes (alumnos) y las empresas. No sólo gestionan y regulan los contratos sino que además intervienen en las evaluaciones que realiza  un Consejo conformado por representantes del gobierno (docentes de las instituciones de VET), del sector empleador y de los empleados o sindicatos; tanto a mitad de la formación como al final de la misma. Luego entregarán al aprendiz un certificado erogado por la Cámara y reconocido a nivel nacional.

La fluida articulación entre el ámbito público y privado y entre los distintos niveles de gobierno hace posible que la actualización de los contenidos que se enseñan en la empresa y en la escuela sea constante; el sistema es complejo pero sistemático a la vez. Las compañías son las responsables de detectar las nuevas ocupaciones o perfiles y capacidades requeridas para el mismo. Luego en un plazo de un año, entre las partes interesadas y el gobierno negociarán y adoptarán los nuevos estándares para el entrenamiento en la empresa y los contenidos curriculares que deberán adaptarse en las instituciones VET.   Esto permite mantener altos estándares de calidad tanto en la industria como en la escuela, y a su vez altos índices de empleabilidad. Ellos saben que al finalizar los dos a tres años de formación conseguirán un empleo en la misma compañía o en alguna del mismo rubro o incluso diferente, por la amplia base de formación de los primeros años. A su vez, si quisieran seguir estudiando en la universidad también podrán hacerlo, o si quisieran vivir en algún otro estado del país,  su título tendrá la misma validez y su formación una calidad semejante.

Cada parte interesada tiene clara su función y juega un rol fundamental dentro del sistema. Me resultó llamativo escuchar cómo los Sindicatos hablaban tan bien de las empresas y del gobierno y viceversa. Todos manifestaban la importancia del consenso y el diálogo y lo fundamental de su tarea para el funcionamiento del circuito. Fue interesante también, la  visita a una empresa como Ford y escuchar contado por ellos mismos, cómo aplican el sistema y conocer de primera mano los beneficios que trae tanto a la compañía como a los aprendices A la vez, haber visto cómo lo hace una pyme como "Contorion" dónde Martin, aprendiz, nos contó con entusiasmo su experiencia y beneficios de poder trabajar al mismo tiempo que estudiar, lo que no estaba pudiendo realizar en la Universidad. La visita a una de las escuelas también fue muy útil para entender cómo lo implementan desde el ámbito educativo.

Sin duda este sistema educativo de más de 800 años de historia en Alemania es de extrema complejidad y a la vez de gran calidad y efectividad. El compromiso y confianza entre las partes es parte de una cultura y fruto de siglos de construcción. El marco normativo y la regulación son fuertes pero sin ser excesivos o restrictivos. Todo esto hace que todos los años se incorporen 500.000 nuevos aprendices al sector socio-productivo que implican una inversión de 18000 euros por año por aprendiz, de los cuales 60% representa su asignación. Es alta la inversión y también el retorno de la misma que llega al 80% antes de finalizar el plazo del contrato.

Las ventajas de este modelo de educación, en Alemania, son múltiples y por eso lo elige más del 55% de la población. La fuerte vinculación  con el mundo del trabajo y consiguiente inmediata inserción laboral es evidente. El desarrollo profesional y las oportunidades para los jóvenes son variadas -existen más de 300 profesiones de los más diversos rubros- e incluso cada vez más mujeres optan por esta formación.

Compartíamos a lo largo de los días con los colegas de otros países reflexiones e información acerca de cuan similar o distante era este sistema educativo en relación a los nuestros, cuan aplicable alguna de todas sus herramientas. En lo que respecta a la Argentina fue alentador ver que, si bien hay años de diferencia entre los sistemas de ambos países, vamos por el camino correcto. Implementando desde el INET en conjunto con las provincias, varias reformas que ayudarán a fortalecer y prestigiar la educación técnico profesional en el país, como a mejorar su calidad y sobre todo su vinculación con el mundo del trabajo.

En síntesis, este viaje fue de gran aprendizaje a nivel profesional y a nivel personal. Una semana de mucha historia, cultura e intercambio. No faltó oportunidad además para poder conocer la emblemática Catedral de Colonia o la impresionante Filarmónica de Berlín entre otros interesantísimos paseos.

Queda por delante seguir avanzando en la gestión y los cambios que ayudarán a mejorar las oportunidades de calidad educativa y empleabilidad para los jóvenes y adultos de la Argentina. Experiencias como estas nutren e inspiran a quienes nos comprometemos con este desafío, siendo conscientes de que a pesar de las grandes diferencias de contexto, históricas, socioculturales, demográficas, etc, tenemos mucho que aprender de un sistema como el alemán.