Causas de pérdida de la nacionalidad alemana

La nacionalidad alemana puede perderse con mayor facilidad que la nacionalidad argentina. La pérdida de la nacionalidad alemana se hace efectiva para el afectado a partir de la consumación del hecho, cuya consecuencia es la pérdida de la nacionalidad con efecto inmediato.

Esta consecuencia se extiende también a los hijos nacidos o adoptados con posterioridad. Quien ya no posee la nacionalidad alemana a la fecha del nacimiento de un hijo, ya no puede transmitírsela a éste. Por tal motivo, cuando la nacionalidad se deriva a través de varias generaciones es necesario demostrar que no se produjo ningún hecho de pérdida de la nacionalidad en la línea de sucesión.

1. Adquisición de la nacionalidad de un Estado extranjero

Quien con posterioridad al 23.07.1913 ha adquirido por solicitud una nacionalidad extranjera (declaración activa con el objetivo de adquirir una nacionalidad extranjera) ha perdido la nacionalidad alemana al momento de efectivizarse la adquisición de la nacionalidad extranjera. Hasta el 31.12.1999 la pérdida de la nacionalidad alemana no se producía si el solicitante poseía domicilio (en términos del Derecho Civil) en Alemania. A partir del 01.01.2000 la pérdida de la nacionalidad alemana es independiente del domicilio.

La autorización para conservar la nacionalidad es una medida de precaución para no perder la nacionalidad alemana.

La misma se otorga previa solicitud, siempre y cuando exista un vínculo fuerte con Alemania y que la adquisición de la nacionalidad extranjera sea necesaria para evitar o atenuar importantes perjuicios. La autorización para conservar la nacionalidad alemana es arancelada en todos los casos. Para mayor información es conveniente dirigirse al Consulado.

2. Permanencia no legitimada en el extranjero.

Esta causa de pérdida estaba prevista y regulada en la ley de nacionalidad y de pertenencia al Imperio Alemán del 01.06.1870 y se aplicaba hasta la entrada en vigencia de dicha ley el 23.07.1913.

En consecuencia, el ciudadano alemán que residía durante más de 10 años en el exterior perdía su ciudadanía. La inscripción en las matrículas consulares o la emisión de un nuevo documento de legitimación (p.e. “Heimatschein”, pasaporte) impedía la pérdida de la ciudadanía. Esta normativa podía afectar también a los descendientes nacidos en Argentina antes de 1914.

En la práctica esta ley se tiene en cuenta en aquellos casos en los que la nacionalidad alemana sería derivada de un antepasado emigrado antes de 1913. Los Registros Consulares correspondientes a la Argentina se encuentran casi en su totalidad en el Servicio Federal de Administración ("Bundesverwaltungsamt -BVA-").

La respuesta positiva como resultado de la consulta a estos registros es prueba suficiente para demostrar que la nacionalidad alemana no se ha perdido, al menos por aplicación de esta disposición.

Cuando ésta es negativa no existe ninguna perspectiva de poder determinar en forma positiva la posesión de la nacionalidad alemana, salvo que se presente documentación adicional probatoria de que los antepasados posteriormente fueron reconocidos como alemanes por autoridades alemanas. La mera denominación “alemán” en un documento argentino no es comprobante suficiente.

Se puede solicitar un informe de los Registros Consulares mediante el formulario adjunto. Por favor indique nombre, apellido, fecha y lugar de nacimiento de todos los antepasados nacidos antes de 1914.

(ver '¿Cómo y dónde obtengo la documentación?')

3. Adopción por parte de un ciudadano extranjero.

El ciudadano alemán que es adoptado por un ciudadano extranjero y que mediante la adopción adquiere la nacionalidad del adoptante, pierde la nacionalidad alemana. La pérdida no se produce cuando el adoptado conserva el parentesco con el padre o la madre de nacionalidad alemana. 

4. Legitimación por parte de un extranjero.

Hasta el 31.03.1953 un menor legitimado de conformidad con las leyes alemanas por parte de un extranjero perdía la nacionalidad alemana . Esta normativa puede ser relevante en aquellos casos en que se prentede derivar la ciudadanía alemana por nacimiento extramatrimonial de madre alemana, que posteriormente contrajo matrimonio con el padre de nacionalidad argentina.

5. Adquisición de la ciudadanía de padre o madre no alemanes

Muchos países cuya nacionalidad se adquiere por el ius solis conceden el derecho de optar por la nacionalidad a los hijos de sus ciudadanos nacidos en el exterior. También los hijos de argentinos nativos nacidos fuera de Argentina tienen el derecho de optar por la ciudadanía argentina. Deberá analizarse en cada caso si ello constituye causal de pérdida de la ciudadanía alemana adquirida por descendencia. Se recomienda consultar en el Consulado.

6. Ingreso a las Fuerzas Armadas de un Estado extranjero.

Pierde la nacionalidad alemana quien a partir del 01.01.2000 sin autorización previa de conformidad con el art. Nro. 8 de la Ley de Servicio Militar Obligatorio ingrese en forma voluntaria a las Fuerzas Armadas de un Estado extranjero, cuya nacionalidad también posee.  

7. Baja y renuncia.

Quien desee adquirir una nacionalidad extranjera, y en la medida que sea necesario para el procedimiento de la solicitud correspondiente, podrá solicitar la baja de la nacionalidad alemana. Quien posea más de una nacionalidad podrá renunciar a la nacionalidad alemana. En ambos casos se deberá presentar una solicitud por escrito que el Consulado remitirá a la autoridad respectiva en Alemania.

En el caso de renuncia la pérdida de la nacionalidad alemana se hace efectiva con la entrega del certificado de renuncia, mientras que en el caso de la baja la misma se hace efectiva con la entrega del certificado de baja. Sin embargo, la baja carecerá de efecto si dentro de un determinado plazo establecido en el certificado de baja el interesado no ha adquirido la nacionalidad extranjera.

8. Matrimonio con un extranjero

Hasta el 23.05.1949 la mujer alemana perdía automáticamente la nacionalidad alemana por contraer matrimonio con un extranjero y bajo ciertas condiciones la pudo perder por matrimonio con un extranjero hasta el 31.03.1953.

Desde el 1.4.1953 el matrimonio con un extranjero ya no conlleva a la pérdida de la nacionalidad alemana.