Mensaje del Presidente Federal Joachim Gauck a los alemanes residentes en el extranjero con ocasión del Día de la Unidad Alemana 2016

Joachim Gauck, Offizielles Foto des Bundespräsidenten Ampliar imagen (© Bundesbildstelle) En el Día de la Unidad Alemana recordamos aquello que hemos logrado en nuestra historia más reciente. Celebramos la voluntad de libertad de las gentes de Leipzig, Plauen, Berlín y tantos otros lugares de la RDA, que a través de la Revolución Pacífica fueron capaces de hacer imaginable lo inimaginable, la unificación de los dos Estados alemanes. Y celebramos un país en el que millones de ciudadanos han asumido con confianza la tarea nacional de la unificación. Solo así se pudo juntar de nuevo lo que de por sí iba unido.

Hoy, estando como estamos inmersos en tiempos agitados y por momentos hasta comprometidos, volvemos a vernos confrontados con la tarea de articular la unidad interna. La integración de los muchos refugiados representa un reto especial para todo el país. Un número incontable de ciudadanos van al encuentro de los recién llegados y los acompañan en su camino hacia nuestra sociedad. Estoy agradecido por esa disposición a ayudar y esa solidaridad hacia el otro, por el aplomo y la entereza. Pero también sé que la crisis de refugiados, las guerras al borde de Europa y los horribles atentados terroristas han causado preocupaciones y temores.

En tal situación es importante dirimir los conflictos de forma abierta y pacífica, sobre el sólido cimiento de nuestra Ley Fundamental. Tenemos que mantener abierto el diálogo sobre lo que nos une y lo que nos debe unir. Y no debemos olvidar una cosa: esta Alemania nuestra es un país fuerte y estable. Dispone de instituciones que funcionan y cuenta con ciudadanos comprometidos. Juntos podemos preservar la cohesión entre quienes están aquí. Y podemos implantar la cohesión con quienes llegan.

También en la Unión Europea se impone reconquistar la unidad interna en la diversidad. La decisión de los británicos de salir de la Unión fue una conmoción. En muchos países hay voces que propagan el repliegue hacia el Estado nacional y atizan el miedo al otro. Pero retraerse no es solución en una época en que el mundo se va aglutinando progresivamente. Tenemos que fortalecer a Europa para salvaguardar y posibilitar la paz y la libertad, la seguridad y el bienestar.

Hoy constatamos un hecho: tras el triunfo de la democracia de 1989 y 1990, las conquistas liberales se ven amenazadas en muchas partes del mundo. En Alemania no nos dejamos desalentar por ello. Antes al contrario, estamos dispuestos a asumir responsabilidad y defender los derechos humanos, conjuntamente con nuestros socios. Como alemanes que viven en el extranjero, ustedes son embajadores de nuestro país democrático y abierto al mundo. Sigamos propugnando juntos en el futuro aquello por lo que la gente salió a la calle durante la Revolución Pacífica: la libertad, la democracia y el imperio de la ley.

Les envío un saludo muy cordial desde Berlín, la capital de nuestro país reunificado desde hace 26 años.

  Unterschrift Gauck Ampliar imagen (© BPA)

Presidente Federal, Joachim Gauck, con ocasión del Día de la Unidad Alemana 2016

60 Jahre Bundesrepublik - Mauerfall